La Corporación, una novela genial de empresa

stress laboral

La Corporación (Alienta Editorial), es mucho más que una novela de empresa. Yo creo que debiera ser lectura obligada de todos los directivos, pseudo-jefes, jefecillos y personajes varios que pueblan los despachos de las corporaciones, grandes o pequeñas que en el mundo han sido.

La Corporación de Max Barry
La Corporación de Max Barry

La galería de personajes que dibuja magistralmente Max Barry (Melbourne, 1973) son una muestra real del prisma de supina imbecilidad de quienes manejan las conductas financieras de futuros y solo superable por cualquier obra de Woody Allen o Oscar Wilde. “No lleva el tiempo suficiente en la Corporación Zephyr como para saber que cuando baja el precio de sus acciones siempre se trata de una reacción exagerada del mercado a cuestiones no relacionadas con el desempeño. Cuando sube, en cambio, siempre se debe a la brillantez de la directiva y se recompensa con stock options”. Esta es una muestra del estilo de diálogos que Barry propone, divertidos y fácilmente identificables para el lector.

La Corporación Zephyr es una gran empresa con cientos de departamentos en el que sus empleados se encuentran en perpetuo estado de neurosis por la desinformación y los cambios de rumbo de Dirección. Cuando no es una re-estructuración es un “cambio de sinergia” o cualquier nombre estrafalario que esconde una reducción de plantilla o una fusión de departamentos (no os suena?). En esas circunstancias se incorpora Jones, un joven perspicaz, que pronto comienza a darse cuenta que lo anormal llevado a la normalidad puede ofrecer resultados inesperados.

El libro es sencillamente genial, saca los colores a todos aquellos que hemos firmado un contrato absurdo, leonino y mal pagado, y deja al descubierto con genialidad la estupidez (sin acritud) de la raza humana que siempre acaba triunfando sobre el bien común. Más que un libro de gestión de empresa, este es un libro que debiera hacernos reflexionar sobre la facilidad con que nos venden la moto aquellos en los que confiamos.

El autor, Max Barry reconoce que la novela, editada por Alienta (17,95 euros), está basada en sus propias experiencias en Hewlett-Packard, por lo que tiene mucho de documento personal llevado a la parodia, pero del que se pueden extraer una numerosa lista de “frases célebres de empresa”, que os dejo a continuación para que las recordemos la próxima vez que nos “rescindan” un contrato:

• Todo el mundo asciende hasta su nivel de incompetencia.

• No vale la pena invertir dinero en la mejora de los empleados salvo que éstos sean de Dirección General.

• La ética en una empresa solo es una excusa para justificar los que hacemos. Hay que ser lo suficientemente
grande para vivir sin racionalizar (pag.167).

• Cuando alguien es despedido, siempre consigue ser el culpable de todos los descalabros con pedidos, cuentas de
gastos o se les asigna el liderazgo de todos los proyectos que han fracasado (pag.155).

• Cuando un trabajador es despedido, el resto de la plantilla acaba por encontrar la fórmula para cubrir su
gestión. Es una ley natural (Pag. 121).

• El 80% de las veces que se renueva la línea de producto solo se modifica la letra del catálogo (Pag.114).

Anuncios